El emprendimiento en niños y jóvenes

Fomentar el emprendimiento en niños y jóvenes es importante para favorecer el desarrollo de su creatividad, la confianza en ellos mismos, la asertividad, y el pensamiento positivo. Además, también mejora la capacidad para resolver conflictos y tomar decisiones.

Las últimas reformas educativas y sus leyes correspondientes (tanto la normativa europea como la estatal y las autonómicas) han incorporado el espíritu emprendedor como materia transversal, tanto en primaria y secundaria como en bachillerato y formación profesional. Lo hacen junto a otras competencias transversales que se consideran clave como la comunicación lingüística, la ciencia y la tecnología, competencias digitales, etc… Incluso en muchas escuelas ya se ofrece la asignatura emprendimiento como asignatura optativa para los estudiantes. Las competencias clave son aquellas que, sin tener una asignatura propia, deberían integrarse en el currículum educativo. Si un país quiere mantener su competitividad, debe invertir en las competencias de los más jóvenes y en su capacidad para innovar.

Cuando hablamos de emprendimiento no lo hacemos con el ánimo enseñar a los niños a crear empresas, si no de desarrollar una serie de competencias que se consideran clave para su desarrollo futuro. Por ejemplo la capacidad de transformar ideas en actos, ser resolutivo, ser capaz de llevar a cabo los objetivos propuestos, aprender a gestionar los cambios, resolución de problemas y, como no, educación económico-financiera. A estos nosotros añadiríamos los valores relacionados con la creatividad, el esfuerzo, la autoconfianza y autoconocimiento.

En BrainShakers nos gusta pensar que el aprendizaje del emprendimiento debe ir ligado al aprendizaje de ciencia y tecnología, ya que cada vez está más claro que serán (y lo son ya) los motores de la economía. Por ese motivo creamos nuestro segundo proyecto Designathon, en el que las niñas y niños desarrollan su propio invento para solucionar un problema relacionado con el medioambiente que afectan a la sociedad al mismo tiempo que aprenden tecnología y la aplican en la construcción de los inventos casi sin darse cuenta.

¿Qué podemos hacer para contribuir a estimular el espíritu emprendedor en los niños?

Practicar la creatividad desde la infancia

La capacidad de ser creativos e innovadores es algo cada vez más valorado en la sociedad. Por ello, es importante educar en un entorno de aprendizaje innovador y creativo, ya sea a través de juegos o cualquier otra actividad como inventar cuentos, dibujar y pintar o buscando soluciones a problemas cotidianos… Por eso, es muy positivo dedicar tiempo y espacio a la expresión libre, ya que les ayudará a reflexionar, crear ideas y conocer sus motivaciones.

En muchos colegios de EEUU y Reino Unido tienen una asignatura dedicada a fomentar el pensamiento creativo. En España aún no existe, pero hay muchas cosas sencillas y divertidas que podemos hacer tanto en casa como en la escuela para extraer todo el potencial creativo de los niños.

La autoestima, los sueños y los fracasos

Evitar totalmente el fracaso o las equivocaciones en la vida es algo casi imposible. Lo importante es saber recuperarse y aprender de ello. Reforzar la autoestima de los niños es algo primordial, que aprendan que pueden conseguir casi cualquier cosa que se propongan con esfuerzo también, pero es igual de importante que entiendan que el error y los fracasos no son una derrota sino que forman parte de la vida.

Decisiones y consecuencias

Tomar una decisión consiste en elegir una opción de entre todas las disponibles.

Tomamos decisiones a diario sobre temas cotidianos: que comer, que jersey ponerse y cada una de estas decisiones tiene unas consecuencias: si no escojo el jersey adecuado puedo tener frío o calor.

Para fomentar el espíritu emprendedor, es importante dejar que los niños decidan sobre pequeñas cosas y que afronten las de dichas decisiones.

Trabajo en equipo

El trabajo en equipo es una habilidad clave de cara al futuro laboral y sobretodo para conseguir sacar adelante nuestros proyectos. Un buen hábito de trabajo en equipo es indispensable y una cualidad muy valorada en los adultos. Para ello, es indispensable saber comunicarse, ser asertivo…. Por ello, forjar herramientas para una comunicación efectiva y fluida será un paso clave tanto para poder dar voz a sus propias ideas de forma eficaz como en lo personal para poder relacionarse adecuadamente.

Conocimiento general de economía y finanzas

La educación financiera es el conjunto de conocimientos que permiten a que una persona pueda tomar decisiones sobre sus finanzas de forma acertada. Para poder tomar estas decisiones es necesario conocer los conceptos básicos financieros y cómo pueden afectar a nuestra economía. Saber cual es el valor el dinero, la importancia del ahorro, planificar gastos… son conceptos que se pueden enseñar desde pequeños.